lunes, 8 de marzo de 2021

Nuevo libro: Cornucopia

 


No se me ocurre mejor día que hoy, 8 de marzo, para anunciar la reciente publicación de mi nuevo libro: Cornucopia. Reseñas de literatura contemporánea (2006-2020), publicado por Polibea.

Aquí encontraréis reseñas de las siguientes autoras nacionales e internacionales: 

Carmen Jodra, Yolanda Castaño, Olga Novo, Verónica Aranda, Marta López Vilar, Ángela Álvarez Sáez, Olalla Castro, Rosa Barbel, Gema Palacios, Laura Villar, Elvira Navarro, Vanessa Montfort, Txani Rodríguez, Sofía Rhei, Kim Thúy, Denise Affonço, Sarah Waters, Laurence Cossé, Sofi Oksanen, Ameliè Noothomb, Chimamanda Ngozi Adichie, Samanta Schweblin, Jamila Medina Ríos, Mitsuyo Kakuta, Sharon Olds, Melania G. Mazzucco, Marina Yuszczuk, Brenda Ríos, Marcela Duque, Margaret Atwood, Brigdet Collins, Liana Hearn, Louise Glück, Elena Fortún, Gloria Fuertes, Elena Quiroga, Angelina Gatell, Dionisia García, Francisca Aguirre, Pureza Canelo, Pilar Tena, Belén Gopegui, Rosana Acquaroni, Ada Salas, Beryl Markham, Elizabeth Bishop, Shirley Jackson, Inger Christiansen y Mary Oliver.


Feliz día de la Mujer.





lunes, 1 de marzo de 2021

Los árboles que nos quedan

Los árboles que nos quedan, Ramón Andrés. Hiperión. 2020.

  

Los árboles que nos quedan es un libro por el que han pasado las lluvias, las guerras y los animales para dejar en sus páginas una huella indeleble. Es un libro regado con la vida, abonado por la resignación y la dureza. Se trata de un cristal forjado por el fuego desde tiempos remotos. Humilde y afilado. Sus versos están salpicado de alusiones a un valle y sus bosques, así como a los escritores y artistas plásticos de reconocido prestigio internacional. La Naturaleza y el Arte (su sucedáneo) persiguen un mismo fin: dejar constancia de la desolación y la amargura. Que nadie busque aquí una idealización del campo. La nieve “trabaja la extinción” y los árboles aplastan a los hombres. 

 

Posee Ramón Andrés un estilo enigmático. Sabe evocar misterios con un ritmo lento y entrecortado. Las descripciones de ritos (el salto de hogueras la noche de san Juan y la peregrinación por el Camino de Santiago) o la mención a los enigmas ocultos en los viejos desvanes, invitan a adentrarnos en un bucle en el tiempo, donde constatamos que todo sigue igual, que no hay avances (las mujeres siguen pariendo hijos “en forma de herramienta” y se intuye que la niebla “jamás levantará”). Sorprenden gratamente, además, algunos hallazgos sinestésicos (vacan que mugen “neolíticos”) y símiles casi gongorinos, en el sentido de que transmutan estéticamente el mundo:

 

Y si vas monte arriba, hazlo con un pañuelo

bien prieto en la nariz, te salvará del hedor

de alguna oveja muerta que los buitres vacían

igual que un sarcófago.

(Del poema “Idilio”)

 

Recomendada su lectura para quien aspire a sentir el latido intemporal, secreto, de la vida que crece a la intemperie.

 

 

jueves, 25 de febrero de 2021

Reseña de "Sublevación", por Túa Blesa

 


El prestigioso crítico Túa Blesa ha realizado una fantástica reseña de mi último poemario, Sublevación (Pre-Textos, 2020), que publica El Cultural.

Tenéis aquí el enlace: 

https://elcultural.com/la-sublevacion-de-ariadna-g-garcia?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=la-sublevacion-de-ariadna-g-garcia 


Os dejo un adelanto: 

"Ariadna G. García es autora de un conjunto de libros poéticos de todo interés"

"Sucede, pus, que la atención a uno mismo exige la atención al otro, al mundo. Y todo ello con palabras imaginativas que dicen lo interior, espiritual, místico, y lo exterior, el otro, con unas palabras donde brilla lo poético"

 

jueves, 18 de febrero de 2021

Reseña de "Sublevación", por Carlos Alcorta

 

El poeta y crítico Carlos Alcorta publica en El cuaderno digital una reseña de mi último libro de poemas, Sublevación (Pre-Textos, 2020).

Os dejo aquí el comienzo:

"No cabe duda de que Ariadna G. García (Madrid, 1977) se ha consolidado como una de las voces más rigurosas y personales de la poesía actual en nuestro país... Como decía Juan Ramón Jiménez, «El poeta ha sido condenado a recrear el mundo nombrándolo», y esto les lo que pretende Ariadna G. García, nombra, pero su mirada no se posa solo en lo externo, sino que lo simultanea, como una especie de gran angular, con su propia conciencia de ser".




Reseña completa, aquí: https://carlosalcorta.wordpress.com/2021/02/18/ariadna-g-garcia-sublevacion/?fbclid=IwAR190GjkdSYPVrm1cdxw_fpmQzdC8rkUg_6l66hzJlJt3ogbNA80NJCIH_8

lunes, 15 de febrero de 2021

Baba-Yagá

Baba-Yagá, María Zaragoza. Aristas Martínez, 2020. 91 pp.

 

 

Allá por 1989 Austral ponía a la venta una colección de obras juveniles que podían comprarse en el kiosko. Recuerdo que mi hermano y yo (10 y 12 años, respectivamente) nos turnábamos cada mes para ahorrar y adquirir cada codiciado volumen. Poco a poco, fueron formando parte de nuestra biblioteca pequeñas joyitas como Doneval, Datrebil. 7 cuentos y 1 espejo; La tierra del sol y la luna, El misterio de la isla de Tökland, Favila o los Cuentos populares rusos. Dentro de este último libro, firmado por A.N. Afanásiev (un célebre folklorista que recogió en varios tomos la tradición oral de la literatura eslava), se encuentra un texto titulado “Basilisa la Hermosa”. En él se menciona a una bruja que come niños y vive en lo profundo del bosque: Baba-Yagá. La protagonista del cuento, obligada por sus hermanastras, vence sus miedos y se dirige a la cabaña del ser abominable en busca de un botín. El relato termina con la boda de Basilisa con el azar, dejando atrás su aldea y su pasado humilde. Pues bien, con la masa de esta leyenda, la novelista María Zaragoza ha creado una nouvelle original, steampunk, adaptándola a las modas narrativas de su propio tiempo. No en vano, Baba-Yagá (Aristas Martínez, 2020) se inserta dentro de la ficción especulativa, describiendo un mundo en que la ingeniería ha desaparecido tras una guerra a escala mundial, pero no los artilugios e inventos mecánicos. Pasado y futuro conviven en las 90 páginas del libro. Sobre la masa tradicional, decíamos, María Zaragoza ha vertido una serie de ingredientes de los más variado, clásicos e innovadores. Así, no faltan guiños a la La vida es sueño, pero tampoco a Los juegos del hambre, El maestro oscuro o a las películas Basil de la calle Baker y El show de Truman (aquí más que de guiños podríamos hablar de un verdadero código morse). Esta modernización del mundo antiguo (y en concreto, de los cuentos, ya sean populares o artísticos) la encontramos en otra novela juvenil: La calle Andersen (de las escritoras Sofía Rhei y Marian Womack, laGalera, 2014), un excelente libro retrofuturista inspirado en “La reina de las nieves”, pero localizado en las postrimerías del siglo XIX.

 

Narrada en primera persona por su protagonista (una niña de 13 años llamada Valentina), Baba-Yagá posee un estilo sencillo, pero evocador. Su primera mitad es una sucesión de relatos donde se caracteriza a los habitantes de su aldea y se nos informa de sus extremas condiciones de vida: el frío, la escasez de medios, el pago de un tributo a la malvada bruja y la desaparición de personas, sobre todo, de niños. La segunda nos abre las puertas a la reflexión sobre nuestra propia identidad, la frontera entre la realidad y la ficción, los límites que nos impone el miedo o la falta de tiempo que nos impide analizar críticamente el mundo en que vivimos. 

 

La edición del libro es magnífica: en tapa dura, con ilustraciones a cargo de El Rubencio, la tinta medio verde… Se trata de un volumen juvenil distinto a los habituales: cuidado, artesanal. Otro modo de acercar la buena literatura a los estudiantes de la ESO –y a los lectores, en general.       

 

viernes, 12 de febrero de 2021

24 años de carrera literaria

 



Hoy cumple 24 años mi carrera literaria. En este tiempo he publicado 19 obras de diversos géneros. Y he tenido la suerte de sacarlas con grandes editores que han confiado en mí. En la foto de arriba están mis títulos en orden cronológico. Gracias doy a Hiperión, Pre-Textos, AKAL, SM, Salto de Página, Baile del Sol, La Garúa, Ménades, Polibea, Libertarias, Aguadulce y a la Diputación de Granada por sus cuidadas ediciones. Y a vosotras/os por acompañarme y leerme en este (casi) cuarto de siglo.



sábado, 6 de febrero de 2021