martes, 24 de abril de 2012

La flota inútil




La Comunidad de Madrid suprime los puestos de trabajo de 3000 profesores en los centros de enseñanza secundaria, y con esos despidos, elimina los grupos de refuerzo y los desdobles que los chicos menos capacitados necesitan para aprobar el curso, erradica las horas de laboratorio que los alumnos de ciencias demandan para tomar contacto con el mundo real, fulmina las tutorías (creadas para resolver los conflictos colectivos e individuales dentro de un grupo) y, por último, reduce el trato personalizado que han de recibir los chicos de sus profesores.
No es cierto que el gobierno regional esté pidiendo al cuerpo de profesores un esfuerzo para salir de la crisis, no. Está imponiendo a la sociedad un sacrificio: una renuncia de su libertad, de su capacidad de crítica, de discernimiento, y de su intelectualidad, con objeto de construir una generación de hombres y mujeres con el cuerpo y la mente adormecidos, carentes de cultura y de valores.
 Desde la presidencia de la Comunidad se intenta desvirtuar la imagen del cuerpo docente y desprestigiar sus protestas. Pero que nadie se engañe. Los profesores no nos estamos movilizando por el aumento de horas. Velamos por el bien de nuestros estudiantes, de nuestros hijos, de los adolescentes de hoy que serán la sociedad del mañana. Y sin formación, sin arte, y sin respeto, ¿qué mundo será ese en el que vivan? Su futuro depende de nosotros: de sus padres, de sus profesores y de las políticas educativas que sigamos ahora.
La Consejería de Educación nos pide a los docentes que construyamos buques pese a las graves restricciones materiales. Y nosotros podríamos hacerlo. En lugar de madera o acero (nos dicen que no hay) podríamos utilizar cartón para la fabricación del casco. La mano de obra despedida sería remplazada por nuestros propios músculos. Fabricaríamos los barcos sin medios y sin gente. Somos profesionales. Pero no podríamos garantizar su flotabilidad. Y por eso, los docentes, protestamos e incluso rechazamos poner un pie en el astillero educativo. Porque esos barcos no serían seguros. La Comunidad de Madrid pretende que sus jóvenes se embarquen en naves inútiles, amarradas a puerto; pretende fabricar una flota sin expectativas, que no abra horizontes ni conquiste fronteras.
Nosotros nos negamos. 
Amamos la sociedad, por eso nos dedicamos a la enseñanza, y no estamos dispuestos a ser cómplices de su hundimiento dando a los adolescentes una educación mediocre, brutalmente mutilada

5 comentarios:

  1. Me siento cómplice vindicativo y reivindicativo...ante la perplejidad de esta situación , la puesta en marcha, el movimiento, la marea verde y...la palabra. Gracias por tu blog, un hermoso presente abriendo ojos

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por seguirlo.

    Nos vemos en las calles.

    ResponderEliminar
  3. Esta lucha sigue y seguirá hasta que nos alcemos con la victoria. Vamos a seguir adelante cueste lo que cueste porque "Amamos la sociedad, por eso nos dedicamos a la enseñanza, y no estamos dispuestos a ser cómplices de su hundimiento dando a los adolescentes una educación mediocre, brutalmente mutilada"

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el comentario.

    Y bienvenidos a mi rompehielos.

    ResponderEliminar